Una nube, un disco y luego el Sistema Solar

En el octavo episodio de nuestra serie de podcast, disponible en Spotify y YouTube, hablamos del origen del Sistema Solar. ¿Cómo es que a partir del nacimiento de una estrella se forma todo un sistema planetario a su alrededor? Ya hablaremos en futuras ediciones acerca del proceso de formación de las estrellas en el universo, en esta ocasión partimos en nuestra línea de tiempo con un Sol ya formado.

Luciano Almenares, uno de los entrevistados en el episodio, cuenta que luego de la formación nuestra estrella «queda cubierta por una nube de gas y polvo, y lo que va a hacer esa nube es empezar a acretarse. Como el Sol ya viene con un momento angular dado, todo ese gas y polvo va a tender a caer hacia el plano de rotación, manteniendo el movimiento rotacional todo hacia el mismo sentido. Pasa de ser una gran nube de polvo a un gran disco de polvo«.

«En el disco achatado nacen los embriones planetarios», agrega Raúl Salvo, «estos evolucionan, son cada vez más grandes, comienzan a tener temperaturas elevadas en su interior y una serie de procesos los llevan a tener su propia atmósfera».

Los ocho planetas del Sistema Solar a escala

Nuestro Sistema Solar presenta ocho planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Los primeros cuatro están catalogados como planetas rocosos, y los otros cuatro como planetas gaseosos. Esto se da porque «a diferentes escalas del Sol hay diferentes compuestos. Muy cerca del Sol hay compuestos que no pueden ser sólidos porque están muy calientes«, asegura Almenares. «Los que quedan sólidos a una distancia, por ejemplo, como la de Mercurio, son más bien hierros, níqueles y algunas clases de rocas. La otra gran mayoría de minerales van a estar en forma de gas. A medida que me alejo del Sol voy teniendo zonas más frías, donde tengo cada vez más masa para poder acretar y puedo formar planetas cada vez más grandes«, agrega Luciano.

Como se puede ver en una infografía donde comparamos, a escala, los tamaños en nuestro sistema, Júpiter tiene un diámetro veintiún veces mayor al de su vecino Marte, ¿por qué se da tanta diferencia? «Una vez que un planeta en formación alcanza diez veces la masa de La Tierra, puede empezar a acretar mucho más gas. Júpiter y Saturno llegaron a diez masas terrestres muy rápido, entonces tuvieron a disposición todo el gas que estaba esparcido por el Sistema Solar para crecer de forma exponencial», asegura Luciano.

¿Hasta cuándo siguen creciendo los planetas?

«Tenemos un tiempo dado para formar planetas dado que el Sol emite los vientos T-Tauri«, dice Almenares en el episodio. Esto sucede entre 10 y 15 mil años después de la formación de la estrella, y «los vientos son tan fuertes que eyectan del sistema todo el gas y polvo remanente. Todo lo que no se formó en una roca suficientemente grande va a ser eyectado y los planetas no podrán crecer más«.

Más allá de los planetas, también están los cuerpos menores dentro del sistema. Salvo comenta que «suelen estar formados de restos que quedan en la nube». «Hay una parte, los cometas, que termina en el Sistema Solar exterior eyectados por los propios planetas, conformando un enjambre que conocemos como la Nube de Oort», agrega. «En algún momento, por alguna acción gravitatoria, esos cuerpos van a terminar cayendo hacia el Sol como un cometa no periódico«.

Escuchá el octavo episodio del podcast de Vuelta por el Universo
Scroll to Top