Recomendaciones para observar eclipses solares

El lunes 14 de diciembre tendrá lugar uno de los eventos astronómicos más espectaculares del 2020, y en Uruguay podremos verlo. Se trata de un eclipse total de Sol. Estos fenómenos ocurren cuando la Luna se interpone entre la Tierra y el Sol, bloqueando la luz que proviene de este y ensombrece la superficie terrestre.

Ahora, te preguntarás por qué son tan importantes los eclipses.

Pues resulta que los seres humanos registraron los eclipses solares como eventos importantes durante milenios. Esto lo sabemos ya que se encontraron varias referencias de este fenómeno en textos antiguos como documentos académicos chinos, e incluso en la línea de la Odisea de Homero cuando está dice «El sol ha sido borrado del cielo». Ante esto, nuestros antepasados lo han visto como algo fascinante y a la vez terrorífico, una señal de desagrado de los dioses o profecías de que algo malo se avecinaba.

Para que estos fenómenos puedan ser observados se tienen que cumplir tres condiciones: la Luna debe estar en fase nueva; debe ser de día en el hemisferio donde ocurrirá el eclipse, y por último, el observador debe encontrarse sobre o cerca del arco que abarca el eclipse llamado «camino de la totalidad».
Esto último que se menciona refiere al lugar donde el eclipse será visto de manera total. La Tierra gira y la sombra se mueve a unos 2.250 kilómetros por hora a lo largo de una línea (generalmente de unos 16.000 km de largo y 160 de ancho) y solo quienes estén dentro de esta franja lo verán total. Los que estén cerca lo verán parcial y los que estén lejos, no verán nada.

Durante la totalidad del eclipse, la única parte visible del Sol, es la corona, que se muestra como un aro de fuego que envuelve al astro rey.
En Uruguay, si bien no se verá total, la gran parte del Sol, cerca de un 74% será oscurecido a la hora local de 13:30.

Cómo ver un eclipse de forma segura

Nunca observar directamente el Sol sin protección, ni utilizar lentes de sol comunes, radiografías, vidrios ahumados o negativos velados y revelados ya que no protegen adecuadamente y puede causar severos daños a la vista.

Observación directa: a través de un filtro para soldadura número 14 o superior; o un filtro confeccionado en papel baader. También se puede utilizar un telescopio que cuente con un filtro solar adecuado.
Observación por proyección: de espaldas al Sol, colocar una cartulina perforada con un alfiler o lápiz de modo que la luz solar pase por el orificio y se proyecte sobre otra superficie (pared, cartulina, etc). Este método es poco recomendable ya que el Sol se encuentra muy próximo a la puesta
Proyección por telescopio: apuntar el telescopio hacia el Sol utilizando la sombra y sin mirar directamente. Colocar una pantalla o papel delante del ocular y buscar el punto donde la imagen del Sol se proyecta con mayor claridad.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top