¿Qué podemos esperar una vez que DART impacte al asteroide?

La noche californiana del 24 de noviembre de 2021 se vio interrumpida por el lanzamiento, desde la base Vandenberg, de un Falcon 9 Block 5 (Space X) que llevaba en su interior a la primera misión de prueba de defensa planetaria: DART, «Prueba de Redireccionamiento de un Asteroide Doble» por su sigla en inglés.

Desde entonces hemos seguido su rumbo hacia el sistema Dimorphos – Didymos, expectantes por el momento cúlmine donde la sonda DART se estrellará directamente sobre la superficie de Dimorphos, el cuerpo menor. A días de que esto suceda, nos comunicamos con el uruguayo Doctor en Astronomía Gonzalo Tancredi, que ha integrado el equipo de la misión para conocer más sobre lo que sucederá una vez que se dé el impacto.

Gonzalo Tancredi (foto: archivo de Sarandi 690 AM, Uruguay)

«Lo que hay que señalar en primera instancia es que esta misión implica una serie de desafíos bastante difíciles de lograr«, comienza explicando, «en primer instancia el hecho de que debemos impactar a un blanco con un proyectil que está viajando a unos 6,6 kilómetros por segundo, es decir unos 24 mil kilómetros por hora. Y es un proyectil relativamente pequeño en términos de las distancias que estamos hablando: tan solo 160 metros”. Una novedad para esta misión, dice también Tancredi, es la aplicación del sistema Smart Nav, desarrollado en conjunto por la NASA y la universidad Johns Hopkins (Maryland, EEUU). Este orientará a la sonda directo a su objetivo apoyándose en una cámara de cuatro megapíxeles y una serie de algoritmos que prescindirán de interacción humana.

Lectura complementaria: «Smart Nav: dándole a una sonda el poder de guiarse por sí misma» (por Jeremy Rehm, John Hopkins University)

«Didymos» proviene del griego «mellizos», y originalmente se llamaban «Didymos A» y «Didymos B». Luego el cuerpo menor fue llamado «Dimorphos» («de dos formas», en griego) ya que luego del impacto conoceremos su nueva forma ante el universo

Se estima que sobre la tarde-noche (hora uruguaya-argentina) del lunes 26 de septiembre se esté confirmando el impacto sobre el asteroide: «el desafío es lograr aplicar un leve desplazamiento a Dimorphos como producto del impacto. Ahí hay una gran interrogante, porque depende de lo que sería la eficiencia de la transferencia del momento lineal, y la cantidad de material que es eyectado y en qué direcciones es eyectado. Esa es una de las grandes interrogantes y, en definitiva, el principal problema que enfrenta esta misión».

Dimorphos posee un diámetro de 160 metros, mientras que entre ambos extremos de los paneles solares de DART hay tan solo ocho metros

Tancredi señala que se espera que “una nube de polvo” se desprenda del impacto “rodee a Dimorphos y luega se vaya expandiendo”. “Posiblemente se genere una nube que perdure por varios días y luego una cola de polvo que puede durar varias semanas, recién ahí vamos a poder observar nuevamente el sistema desnudo” aclara, porque como dice el dicho: la paciencia es la madre de la ciencia. Esta nube, según agrega el profesor, generará un “aumento del brillo que va a tener el sistema Dimorphos – Didymos”.

Una vez que podamos volver a distinguir al par de cuerpos con claridad “podremos volver a observar los movimientos mutuos y los eclipses mutuos (…) que nos permiten determinar precisamente el período de traslación de Dimorphos en torno a Didymos, y con eso saber cuánto fue que se logró desplazar, en terminos de cambio de velocidad en su órbita”. Tancredi etiqueta a esto como “el segundo gran desafío observacional”, y es que implicará medir desde la Tierra “con una precisión de algunos segundos” la variación del período orbital, que “se espera que sea del orden de varias decenas de segundos, posiblemente sea de más de cien segundos.

Desde nuestro punto de observadores, podemos apreciar una reducción en la luz reflejada por Didymos cuando Dimorphos le pasa por delante en su órbita. (animación meramente ilustrativa, fuera de escala)

Cabe recordar el aporte de la Agencia Espacial Italiana, que acopló a la misión un CubeSat llamado LICIAcube, que se encargará de registrar -desde una distancia prudencial- el momento del impacto, y una vez más la paciencia entra en acción: “las imágenes no van a llegar a la Tierra hasta varios días después por su pequeña antena”, recuerda Tancredi.

Al momento del impacto, el Departamento de Astronomía de la Facultad de Ciencias (UDELAR), la Embajada de Estados Unidos y el Planetario de Montevideo realizarán en la sede de este último un evento que tendrá a Tancredi y al Dr. Sebastián Bruzzone a la cabeza. “Se van a mostrar stands con algunas actividades promovidas por la Embajada de EEUU vinculadas a la actividad espacial, por ejemplo el NASA Space Apps Challenge, el proyecto ‘Bólidos del Cono Sur’ de detección de bólidos -meteoros muy brillantes-, y también el proyecto de detección de asteroides del cual participan muchos estudiantes de Secundaria” cuenta con entusiasmo Gonzalo. “Es un evento en el que van a participar estudiantes y docentes de Secundaria y universitarios, y a su vez aficionados a la astronomía. Es un evento cerrado lamentablemente por el aforo limitado del Planetario”, agrega.

Sobre las 19:30 horas (UTC -3), a la hora que se espera se próxima al impacto, se presentará la transmisión oficial de NASA TV donde se verá el momento máximo del evento: “primero vamos a ver el sistema y luego ya directamente a Dimorphos hasta el momento del impacto. Se espera que la última imagen se pueda enviar unos tres o cuatro segundos antes del momento del impacto. Luego obviamente la sonda se destruirá completamente en el impacto y ahí se perderá conexión”.

«SMART Nav: Giving Spacecraft the Power to Guide Themselves» (nasa.gov)
«SMART Nav: Giving Spacecraft the Power to Guide Themselves» (jhuapl.edu)
Twitter de Gonzalo Tancredi (@GonzaloTancredi)
Twitter de Sebastián Bruzzone (@jsbruzzone)
Canal de YouTube de NASA TV

Scroll to Top