Primeras imágenes del James Webb

Vivimos meses históricos en lo que a la exploración espacial se refiere: la humanidad está logrando recibir luz desde confines del espacio que nunca imaginó observar.

En la Navidad de 2021, un propulsor Ariane llevó al telescopio espacial James Webb (JWST), un trabajo en conjunto entre NASA (Estados Unidos), ESA (Unión Europea) y CSA (Canadá), rumbo al espacio para convertirse en el sustituto del -aún activo- Hubble y del -ya cancelado- Spitzer.

Hubble, que se encuentra operativo desde 1993, se encuentra orbitando a la Tierra a unos 570 kilómetros de altura. Al observar el espacio desde allí, el telescopio logra una mejor visión, más clara, libre de poluciones y efectos ópticos -deformaciones- que puedan darse por la naturaleza de la atmósfera de nuestro planeta. Al igual que sucede con algunos satélites y con la Estación Espacial Internacional (EEI), podemos observarlo pasar en el cielo nocturno, para poder encontrarlo seguro que la web heavens-above.com les es de utilidad.

Para su sucesor se decidió que lo mejor era ir un poco más allá, alejarlo de la Tierra pero a su vez evitar que el Sol -y los rayos que este emite- contaminen sus sensores. En un sistema orbital, como el que forman el Sol y la Tierra, hay cinco puntos donde se puede ubicar un tercer objeto y que este mantenga el equilibrio gravitacional: se llaman puntos de Lagrange y están numerados de L1 a L5. El JWST fue ubicado en L2, a 1.5 millones de kilómetros de la Tierra -la Luna se encuentra a 384.400-, por lo que nunca está expuesto al Sol. Acompañará la traslación de la Tierra, siempre manteniéndose relativamente inmóvil respecto a los otros dos cuerpos, logrando así trabajar en las sombras con la menor contaminación posible procedente de nuestra principal estrella.

Para complementar: «Puntos Lagrange del Sistema Tierra-Sol» – HyperPhysics (hyperphysics.phy-astr.gsu.edu)

Una vez debidamente ubicado en posición, el telescopio comenzó a procesar los primeros datos de su misión. Cuenta con una gran variedad de sensores que le permiten recibir información, que luego es transmitida a la Tierra donde se procesa y se logra componer imágenes para conocer más el espacio profundo.

Finalmente el pasado 12 de julio, desde el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, se presentaron las primeras imágenes procesadas con información obtenida por el JWST, un trabajo sobre cinco objetivos que ya estaban previamente definidos: la Nebulosa de Carina, el Quinteto de Stephan (Pegaso), la nebulosa NGC 3132, el exoplaneta gaseoso WASP-96b y el cúmulo de galaxias SMACS 0723. Todas las imágenes se encuentran disponibles en la web de la NASA.

Nebulosa del Anillo del Sur (NGC 3132) vista por el JWST

Durante su misión de 10 años, el JWST explorará estrellas del joven universo -aprovechando lo que ha demorado su luz en alcanzarnos- y exoplanetas cercanos.

Una mirada hacia el clúster SMACS 0723
Scroll to Top