Licenciatura en Astronomía, un gran abanico de posibilidades

«Leemos muchos artículos científicos -papers-, trabajamos con bases de datos, procesamos información, la analizamos, hacemos muchos cálculos y simulaciones -¡los astrónomos casi no podemos hacer experimentos!-, discutimos con colegas en congresos y por vía electrónica», resume Tabaré Gallardo, director de carrera en la Licenciatura en Astronomía de la Facultad de Ciencias, sobre la tarea de un astrónomo en el día a día. «Lo que hacemos (en Uruguay) es bastante parecido a lo que se hace en cualquier otro lugar del planeta con la diferencia de que no tenemos acceso tan fácil a instrumental sofisticado ni a grandes observatorios (…) Las temáticas dentro de la Astronomía en Uruguay van cambiando con el tiempo, hoy somos fuertes en Ciencias Planetarias, Astrofísica Estelar y Estructura de nuestra Galaxia».

A partir del 22 de febrero comienza el período de inscripción para la Licenciatura en la Facultad de Ciencias, ubicada en Iguá 4225 (Malvín Norte). En total dura unos cuatro años, en los que los y las estudiantes deberán completar al menos 360 créditos.

Facultad de Ciencias – Universidad de la República, Uruguay

¿Cómo es el plan de estudios?

«Son más o menos 32 cursos semestrales, de los cuales un 20% es matemática, 30% física, 25% astronomía y luego otros cursos que pueden ser en diversas áreas como biología, química y geología, u otras», cuenta Gallardo. «Si bien no hay cursos obligatorios hay una gran cantidad de cursos básicos que son imprescindibles, pero los cursos mas avanzados pueden elegirse según los intereses del estudiante a partir de tercer año (…) Hay que tener claro que para saber astronomía es necesario estudiar mucha matemática y física. También se adquieren herramientas computacionales.«

Durante la carrera, «existen trabajos prácticos de todo tipo y también se hacen prácticas con equipamiento astronómico con el objetivo de comprender su funcionamiento, potencialidades y limitaciones. En general los astrónomos no necesitan una formación muy profunda en manejo de instrumental pues en la actualidad los astrónomos prácticamente no observan sino que planifican las observaciones, las programan y se realizan en forma remota a cargo de técnicos especializados». Lo importante, asegura, es obtener «una sólida formación para luego saber qué hacer con los datos obtenidos. Quienes cursan posgrado suelen tener pasantías en observatorios o institutos del extranjero«.

Quienes egresen de la licenciatura tendrán «un nivel muy básico», que según Gallardo servirá para «entender el universo, entenderlo no a nivel de un libro de divulgación sino yendo mismo a las ecuaciones (…) Un licenciado en astronomía puede encontrar su lugar en la docencia en los diversos niveles y en cualquier actividad vinculada a la ciencia como museos, planetarios y observatorios«.

Para enfocarse en la tarea científica, y no tanto en la de docente, Tabaré asegura que «la gran oferta está en el exterior, en cualquier lugar del mundo». La buena noticia para quienes prefieran emigrar es que «no es necesario revalidar títulos, pues la calidad de los egresados de las diferentes universidades es conocida y la calidad de los científicos no se basa tanto en títulos sino en producción científica».

De todas formas, una vez terminada la licenciatura los y las estudiantes pueden optar por hacer un posgrado, donde -en palabras del propio Gallardo- «se abre un gran abanico de posibilidades».

«El posgrado se puede hacer en Uruguay sin problemas pero es difícil obtener una beca pues el país dedica pocos recursos a la Investigación Fundamental, como la astronomía. Muchos optan por postular a posgrados extranjero con beca y siempre tienen éxito pues existe una gran demanda de estudiantes de posgrado para trabajar en múltiples proyectos en muchos lugares del planeta. Y de los que se van más o menos la mitad terminan radicados en el extranjero. En Uruguay estamos muy atrasados en el desarrollo de institutos dedicados a la investigación científica, muy atrasados.»

Pero primero a lo primero: las inscripciones a la Licenciatura se realizarán entre el 22 de febrero y el 26 de marzo, y se puede gestionar desde la web de la Universidad de la República.

Quienes quieran anotarse, deberán haber completado Bachillerato Diversificado con una Matemática en el último año, Bachillerato Tecnológico de UTU con una Matemática en el último año, actividades correspondientes a 1 año o 90 créditos aprobados en el Profesorado del IPA en Astronomía, Física o Matemática, o egresados de la Escuela de Meteorología del Uruguay con el título de Meteorólogo Clase II.

«Si alguien está interesado en estudiar astronomía tiene que saber que puede hacerlo y puede acabar siendo un profesional que actúa en el área de las ciencias del espacio», cuenta Gallardo. «Además, la formación obtenida en la carrera es muy sólida en física, matemática y computación por lo que podrá migrar a otras actividades científico-tecnológicas sin problemas si fuera necesario.»

¿Qué le dirías a un recién ingresado a la carrera?

«Que es muy probable que se sienta muy atraído por la cosmología y que tenga serias dificultades con las físicas y matemáticas en el primer año. No hay problema, se soluciona estudiando mucho. Los docentes pretendemos enseñar toda la física básica y la matemática básica en un año, es decir concentrar en un año lo que le llevó a la humanidad miles de años asimilar. Por lo tanto, no es extraño que existan problemas en el primer año. Todas las dificultades creo se compensan cuando uno se da cuenta de lo privilegiados que somos al poder entender el universo. Normalmente quienes ingresan lo hacen atraídos por la cosmología pero a medida que avanzan en la carrera y van conociendo la totalidad de la astronomía, van surgiendo diferentes oportunidades y sus intereses se van diversificando«, concluye Tabaré Gallardo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top