La primera imagen de un agujero negro: un esfuerzo internacional

El 10 de abril de 2019, en una conferencia de prensa en la que participaron científicos de todo el mundo, fue revelada la primera imagen de un agujero negro. Esta imagen se obtuvo a partir de millones de gigabytes de datos que fueron obtenidos por la red de telescopios que conforman el Event Horizont Telescope, EHT por sus siglas en inglés.

El radiotelescopio APEX, ubicado en Atacama (Chile) a 5.064 metros por encima del nivel del mar, es uno de los ocho que integran el EHT

La imagen muestra una región central completamente oscura, el agujero negro, rodeado por un anillo de materia que emite luz y permite su observación. Dicha materia es gas a altísimas temperaturas que se curva a su alrededor y está siendo contínuamente engullido.

El agujero negro se encuentra en el centro de la galaxia elíptica M87, ubicada en la constelación de Virgo a unos 55 millones de años luz de distancia, y tiene una masa estimada de 6500 millones de veces la de nuestro Sol.

¿Qué es un agujero negro?

Estos objetos fueron mencionados por primera vez en las ecuaciones de Einstein sobre campo gravitatorio, en la Teoría de la Relatividad General. En pocas palabras, son un cuerpo cuya fuerza de gravedad es tan intensa que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de ellos. La «superficie», más conocida como el horizonte de sucesos, es el límite en dónde la velocidad que se necesita para escapar de él, es superior a la velocidad de la luz.

Este año se dio a conocer otra imagen de M87 con la que los científicos han podido estudiar la región brillante fuera del agujero, mediante métodos de luz polarizada. Lo que podemos apreciar es el vórtice de ondas de luz que genera el campo magnético alrededor del agujero. Dichas ondas se encuentran polarizadas, lo que muestra la luz que normalmente viaja en todas direcciones (despolarizada) de pronto se ordena y va en una sola dirección, es decir, se polariza debido a una fuerza externa. En este caso, esa fuerza es la intensa gravedad.

Esto es evidencia importante para poder entender cómo se comportan los campos magnéticos en torno a los agujeros negros y crea una base para una futura mejor comprensión acerca del cosmos.

La composición más reciente, publicada en marzo de 2021
Scroll to Top