Caronte: el mayor compañero de Plutón

Se cumplen 43 (22 de junio de 1978) años desde que James Walter Christy descubrió a Caronte, el satélite más grande del planeta enano Plutón. 

Mientras trabajaba en el observatorio Naval de los Estados Unidos, Christy notó que, a diferencia de las estrellas, Plutón presentaba una forma elíptica, y la única explicación que pudo atribuir a este hecho, era la presencia de otro cuerpo orbitando a su alrededor. 

Efectivamente, luego de examinar más fotografías y observar una serie de «eclipses» con otras estrellas, se pudo confirmar la existencia de un satélite orbitando este objeto.

Caronte, visto por la sonda New Horizons en julio de 2015 (vía NASA / JHUAPL / SwRI / Daniel Macháček)

Camino hacia el Inframundo

Caronte en la mitología griega era el barquero de Hades, encargado de llevar las almas de los recién fallecidos a través de la laguna Estigia, para así llegar al Inframundo gobernado por el hijo mayor de Cronos y Rea, que en la mitología romana corresponde a Plutón. 

Sistema binario 

Caronte orbita a 19.640 km de Plutón, eso es veinte veces más cerca de lo que están la Luna y la Tierra. Además, es el satélite más grande en relación a su planeta/planetoide/planeta enano: su diámetro de 1.208 km supera ligeramente el radio del planeta enano y sus masas -al ser similares- llevan a que el baricentro orbital se encuentre por fuera de ambos. En consecuencia: Caronte no orbita a Pluton sino que ambos giran en torno a un centro de masas en común. Este es un fenómeno que podemos observar en los sistemas binarios. 

En astronomía, un sistema binario refiere a dos objetos que por su proximidad se encuentran ligados gravitacionalmente, haciendo que ambos cuerpos giren en torno al mismo punto. De esta forma, al dúo Plutón – Caronte se considera un planeta doble o sistema binario.

Simulación de las órbitas del sistema Plutón – Caronte.

Así como Caronte, existen cuatro satélites más que acompañan al planeta enano: Hidra y Nix descubiertos en 2006 por el Telescopio Espacial Hubble, y Cerbero y Estigia, hallados en 2013. 

No se tiene muy en claro cómo se formó el sistema. Una hipótesis sugiere que un objeto de gran tamaño, proveniente del cinturón de Kuiper, interceptó y colisionó con Plutón a gran velocidad, destruyéndose a sí mismo y trasladando algo de su masa al planeta, para terminar formando a Caronte con la fusión de los restos del impacto. 

A raíz de análisis en sus líneas espectrales, se pudo determinar la composición de la superficie del satélite, la cual estaría cubierta mayormente por hielo de agua. Considerando el volumen y la masa de Caronte, se puede determinar que posee una baja densidad, indicio de que es un cuerpo helado. En julio de 2015, la sonda New Horizons sobrevoló y fotografió a Caronte, revelando que contiene menos rocas que su compañero, apoyando la hipótesis de que la formación pudo darse como resultado de un gran impacto entre dos cuerpos.

Comparación del tamaño de Plutón y Caronte con otros cuerpos del Sistema Solar.

En febrero dedicamos un episodio a Plutón, donde hablamos de su descubrimiento, la historia que le dio nombre, planetas enanos en el Sistema Solar, sus satélites y criterios de clasificación. Si todavía no lo hiciste, te invitamos a escucharlo en Spotify o en nuestro canal de YouTube.

Scroll to Top